Archivo de la etiqueta: Tintes naturales para lana

Cursos “Obrador Xisqueta”

Este fin de semana ha sido muy instructivo. Han sido dos días muy intensos por el “Pallars Sobirà” con la asociación “Obrador Xisqueta”.

El proyecto “obrador xisqueta” tiene como objetivo principal la re-valoración de la lana, tanto del producto en si, cómo todos los trabajos anteriores y posteriores que este campo implica, cómo la formación de profesionales artesanos y artesanas, la realización de talleres, la compra de la lana a un precio justo, la revalorización del oficio de pastor, etc… Además añadir que son un grupo de jóvenes emprendedores y emprendedoras que transmiten su filosofía con una ilusión desbordante. Resumiendo, un gran placer conocer a gente como ellos y ellas, con ganas de luchar y tirar hacia delante su novedoso proyecto.

El primer taller, realizado por Roser Melero, fueron 4 horas intensas de creación de tintes con productos naturales, en este caso aplicados sobre la lana.

Este se realizó en el Ayuntamiento de Rialp.

El tipo de tintado que realizamos fue mediante infusión. Primero nos introdujeron el tema con los diversos materiales que pueden sernos útiles para teñir la lana, concienciándonos de que hagamos uso mesurado de los recursos naturales, respetándolos en todo momento, de la misma manera que sabiendo cuando son las mejores épocas de recolecta para no dañar una especie.

Es aconsejable dejar macerar los materiales en agua unas horas, incluso días antes de su uso, depende del tipo de material, por ejemplo las flores y hojas una noche, las cortezas y raíces mínimo un día entero y las bayas entre 10-15 días.

Una vez listo, se envuelve en una tela tipo red, y se pone en remojo con agua caliente durante una hora. Es aconsejable que la olla sea de acero inoxidable para evitar que esta misma destiña y nos altere el color final.

Transcurrida una hora se ha de introducir la lana, la proporción de esta va en función del tipo de material. Para las hojas, cortezas, raíces y ramas es 1:1, y para flores y bayas la proporción óptima es de 2:1 o 3:1, siempre pesando la lana en seco igual que el material. Si el material esta recién cortado, por lo tanto húmedo, su proporción se dobla.

Al introducir la lana se ha de bajar la temperatura del agua para que el cambio de temperatura sea lo menos brusco posible, podemos mojarla con agua tibia antes de introducirla en la olla, si no lo hiciésemos la lana se enfieltraria.  La lana también ha de estar 1h dentro de la olla, vigilando que la temperatura esté entre 60-80ºC, sino se enfientraria, por la misma causa que he comentado antes.

Existe la opción de añadir mordiente al proceso de tintado, de manera que el color del tintado tenga una vida más larga. Este proceso puede influir también en el color final. Si lo queremos hacer, sólo hemos de tratar la lana antes de teñirla, dándole un baño con este producto, pudiéndose usar alum (sulfato doble de aluminio y potasio) junto con crema de tártar, dejándola 1h a 80ºC.

Unas muestras de los colores que nos dio tiempo a probar serian estos. La raíz de “roja”, piel de cebolla, corteza de eucalipto, cúrcuma, y todos estos con sulfato de hierro, que lo que conseguimos es que nos bajen los colores de tonalidad.

En el segundo taller, nos desplazamos hasta la vall de Boí, donde tienen una de las explotaciones de “ovella xisqueta”. Allí estuvimos ayudando en las tareas de esquilar, escoger la lana según su calidad, lavarla en un lavadero, cardarla e hilarla a la antigua usanza.

Una vez seca, se carda, para orientar las fibras en la misma dirección.

Y por último ya se puede hilar!

Realizaban un tercer taller, de fieltro de verano, donde seguro era muy interesante pero no pude realizar.